Seleccionar página

El pasado 7 de abril comenzó el plazo para presentar la declaración del IRPF. Este año la liquidación del impuesto se presenta un poco más complicada de lo habitual, ya que, habrá que tener en cuenta las peculiaridades vividas en el 2020 a consecuencia de la crisis sanitaria. 

En este post, me voy a centrar en las implicaciones que va a tener a la hora de liquidar el impuesto, el hecho de haber cobrado cantidades del SEPE por haber estado incluido un Expediente de Regulación de Empleo. 

La primera de las implicaciones es en relación al cómputo de los rendimientos de trabajo, ya que, las cantidades abonadas en concepto de prestación por el SEPE, se consideran rendimientos de trabajo y tributan IRPF.  Razón por la cual la Agencia Tributaria va a considerar al SEPE un pagador más a efectos de rendimientos de trabajo. 

La consecuencia es que, si en el 2020, además de las cantidades pagadas por la empresa, se han cobrado cantidades abonadas por el SEPE, la Agencia tributaria entenderá que se tiene más de un pagador (como si hubiéramos trabajado para varias empresas) y por lo tanto, la cantidad límite, respecto de los rendimientos de trabajo para considerar si estamos o no obligados a  presentar la declaración de renta, variará. 

Me explico: 

Cuando se trabaja para una sola empresa, es decir, se cuenta con un solo pagador, no existe obligación de realizar declaración de renta si por este único pagador se obtienen unos rendimientos de trabajo no superiores a los 22.000 euros

En cambio, si se ha trabajado para varias empresas (existen varios pagadores), habrá obligación de realizar la declaración de renta si los rendimientos totales de trabajo que hemos obtenido superan los 14.000 euros.

El límite entre la obligación de hacer la declaración y no hacerla, baja a 14.000 euros, siendo que no existirá obligación de realizar la declaración con varios pagadores, si el total de ingresos no supera los 14.000 euros.

Esta regla tiene una excepción; si se han tenido varios pagadores, pero la suma del segundo y siguientes no alcanza la cantidad de 1500 euros. En este caso, aplicaremos el límite de los 22.000 euros, y si, aunque tengamos varios pagadores, el sumatorio de rendimientos de trabajo no alcanza esta cantidad, no habrá obligación de presentar la declaración.

¿Qué pasa entonces con las cantidades cobradas por haber estado en ERTE? 

Siguiendo las reglas anteriores, nos podemos encontrar con los siguientes supuestos: 

  1. Durante el 2020 tan solo hemos cobrados cantidades en concepto de ERTE:  En este caso, solo tendremos obligación de realizar la declaración de renta si la cantidad recibida supera los 22.000 euros brutos. 
  2. Durante el 2020 hemos cobrado el sueldo de la empresa y  la prestación del SEPE por importe que no supera los 1500 euros por haber estado temporalmente en ERTE:  En este caso, no tendremos obligación de hacer la declaración de renta si la cantidad cobrada por la empresa más la cantidad cobrada por el SEPE, no supera los 22.000 euros. 
  3. Durante el 2020 hemos cobrado el sueldo de la empresa y la prestación del SEPE por importe que supera los 1500 euros por haber estado temporalmente en ERTE: En este caso, no tendremos obligación de hacer la declaración de renta si la cantidad cobrada por la empresa más la cantidad cobrada por el SEPE, no supera los 14.000 euros, o lo que es lo mismo, deberemos presentar la declaración de renta si el sumatorio de cantidades superan los 14.000 euros, aunque no lleguemos a 22.000 euros.  

Otro aspecto a tener en cuenta en relación a las cantidades recibidas por ERTE, es el relativo a las cantidades que se han percibido en exceso, existiendo obligación de devolverlas (reintegrarlas) al SEPE. 

Aquí nos podemos encontrar de inicio con dos situaciones:

  • Que la devolución de estas cantidades indebidamente abonadas por el SEPE, se haya realizado ya en el año 2020. En este caso, no hay problema, pues la diferencia entre lo cobrado en exceso y lo que hemos reintegrado al SEPE, aparecerá en los datos fiscales, y será esa la cantidad correcta a trasladar como rendimiento de trabajo en nuestra declaración. 
  • Que la devolución de estas cantidades se haya hecho en el 2021 o esté pendiente de hacerse. En este caso todo dependerá de si sabemos cuál es la cantidad a devolver o no. 

Si sabemos cuál es la cantidad a devolver, será fácil, simplemente hemos de restarla a la cantidad que nos aparezca en los datos fiscales como cobrada. Siendo esta, y no la que reflejan los datos fiscales, la que hemos de trasladar a nuestra liquidación. 

Si no sabemos con certeza el importe de la cantidad a devolver, presentaremos la declaración con la cantidad total abonada por el SEPE, que nos aparece en los datos fiscales. 

Cuando el SEPE nos comunique el importe se ha de devolver se tendrá que realizar una declaración rectificativa, ajustando el importe real percibido.

Otra novedad a tener en cuenta para las personas que hayan recibido prestaciones por ERTE en 2020, es que   si la declaración de renta tiene un resultado a ingresar, podrán fraccionar el pago en seis meses sin intereses

Para ello es necesario: 

  1. Que el solicitante, o cualquiera los miembros de la Unidad familiar en caso de que se haga renta conjunta, haya estado incluido en un Expediente de Regulación temporal d empleo durante el año 2020 y haya recibido una prestación por este motivo. 
  2. Presentar la declaración en el plazo voluntario, es decir del 7/04, al 30/06 de 2021.
  3. No tener deudas con la Agencia Tributaria ni con otros organismos de Hacienda por importe superior a 30.000 euros. 

¿Necesitas ayuda para hacer tu declaración, quieres solicitar un aplazamiento y no sabes cómo? Llámame al 658 590 472, o escríbeme a través del formulario que tienes justo debajo, y te ayudo. 

Contacta conmigo

Si tienes alguna duda estaré encantada de poder ayudarte

Por favor, lee y marca la aceptación de la política de privacidad